Colección Regional

Los fósiles son restos de los seres vivos antiguos, es decir, de aquellos organismos animales o vegetales, que poblaron la Tierra en tiempos pasados.

Tras la muerte, estos organismos normalmente son destruidos. Las partes blandas fueron generalmente devoradas por otros organismos o se descompusieron por la acción de bacterias. Las partes duras, acabaron fragmentándose y destruyéndose por la acción de procesos orgánicos, físicos y químicos.

Puede ocurrir que,  si los organismos fueron enterrados con rapidez, se conservasen en parte o  en su totalidad, tras sufrir un proceso de Fosilización. Este proceso consiste en la sustitución de la materia orgánica por materia mineral.

En el interior de la Vitrina nº 5 se podrán observar ejemplares representativos de la zona de Andalucía.

Ejemplar de gran tamaño de Clypeaster (Terciario). Linterna de Aristóteles”. Realmente se refiere al órgano masticatorio de los erizos de mar, que recibe su nombre al ser descrito por Aristóteles (384-322 a.C.).
Lobolito de Escifocrinoideos (Silúrico-Devónico). A lo largo de su historia los crinoideos han desarrollado, en la mayor parte de sus grupos, tendencias a liberarse de su fijación inicial. Así, los Escifocrinoideos acostumbraban a vivir flotando con sus lobolitos. Ejemplar de Saukianda (Cámbrico). Forma parte de la denominada “Fauna de Alanís” (Richter & Richter, 1940).
Decápodos (cangrejos). Se puede observar el molde y contramolde de un ejemplar de Albaidaplax ispalensis. Ejemplar de diente de Carcharocles megalodon (Terciario).

Tambien pueden verse en la vitrina algunos ejemplares de la clase Cefalopoda correspondientes a diferentes periodos.

  • Son abundantes los distintos géneros del Jurásico, la mayoría correspondientes a Neoammonoideos o Filocerátidos: Aspidoceras, Holcoplydoceras, Phylloceras, Gregoryceras, Arisphinctes, Lytoceras.
  • Cretácico: Ancyloceras.
  • Silúrico: Orthoceras.